[ Pobierz całość w formacie PDF ]
.Ahora, en la cercana, parecan duras como de piedra, con formas que semejaban tallosabajo y una gran flor arriba.Recordó haberlas comparado con gigantescas coliflores, ynotó que haba estado muy acertado, ya que parecan coliflores ptreas del tamao decatedrales y color rosa plido.Preguntó al sorn qu eran. Son los viejos bosques de Malacandra  contestó Augray.Hubo un tiempo en quehaba aire en la jarandra y no hacia fro.Si tu pudieras subir a ella y vivir, la verascubierta por los huesos de antiguos seres; en aquellos tiempos haba vida y bullicio all.Fue entonces cuando crecieron estos bosques, y entre los troncos viva un pueblo quehace miles de aos que se ha extinguido.No estaban cubiertos de piel como los jrossasino que tenan algo similar a lo mo.No nadaban en el agua ni caminaban sobre el suelosino que flotaban y se movan en el aire con brazos anchos y planos que los mantenanen lo alto.Se dice que cantaban muy bien y, en aquellos das, los rojos bosques devolvanel eco de sus cantos.Ahora, los bosques se volvieron de piedra y nicamente los eldilapueden atravesarlos. Nosotros todava tenemos seres as en nuestro mundo  le informó Ransom Losllamamos pjaros.Dónde estaba Oyarsa cuando le sucedió todo esto a la jarandra? Donde est ahora. Y no pudo evitar que tal cosa pasara? No lo s.Pero un mundo no est hecho para durar para siempre, y menos an unaraza; as lo dispone Maleldil.A medida que avanzaban, los bosques petrificados se hicieron ms numerosos yfrecuentemente, durante largos trechos, todo el horizonte de ese yermo sin vida y casi sinaire se sonrojaba como un jardn ingls en el verano.Pasaron muchas cavernas donde,segn le informó Augray, vivan sorns; algunos acantilados estaban perforados coninnumerables agujeros hasta su cima, y de all salan ruidos huecos que Ransom nolograba identificar.El sorn le dijo que estaban trabajando, aunque no pudo lograr que Ransom entendiesequ tipo de trabajo.Su vocabulario era muy distinto al de los jrossa.Por ninguna parte vioalgo que semejase un villorrio o ciudad de los sorns, que aparentemente eran solitarios ypoco sociables.A veces, por la boca de una caverna apareca un rostro largo y plido e intercambiabaun saludo, especie de ruido de claxon, con los viajeros, pero por lo general el largo valle,la calle rocosa de esos seres silenciosos, estaban callados y vacos como la mismajarandra.Esa tarde, cuando comenzaban a descender una suave hondonada, vieron a tres sornsque venan hacia ellos bajando por la cuesta opuesta.En lugar de caminar, parecan venirsobre patines.Ese mundo tan liviano y el porte perfecto de sus cuerpos les permitainclinarse hacia delante formando un ngulo recto con la barranca, y descendanvelozmente como navos a toda vela con viento a favor.La gracia de sus movimientos, su elevada estatura y el suave reflejo del sol sobre su plumaje, hizo que otra vez Ransommodificara la opinión que le haban merecido.Cuando trataba de desprenderse de losbrazos de Weston y de Devine, los haba comparado con ogros.Ahora le pareció que ladescripción adecuada era la de  titanes o, quizs,  ngeles.Hasta notó que se habaequivocado con los rostros.Le haban parecido espectrales, cundo, en realidad, sóloeran augustos.Las grandes criaturas blancas se deslizaron y pasaron junto a Ransom y aAugray, se inclinaron como rboles frondosos y prosiguieron su camino.A pesar del fro, que a menudo haca que bajara del hombro del Augray para caminarun trecho y as entrar en calor, Ransom no tena deseos de que terminara el viaje, pero elsorn tena sus planes y se detuvo para pasar la noche, muchos antes de la puesta de sol,en la vivienda de otro sorn anciano.Ransom enseguida notó que haba sido llevado all para exponerlo a la curiosidad deun gran cientfico.La caverna, o, para decirlo correctamente, el sistema de excavaciones,era grande y tena muchas cmaras, con una multitud de cosas que Ransom desconoca.En especial le interesó una colección de rollos, aparentemente hechos de piel, queestaban cubiertos de caracteres y que, presumiblemente, eran libros; pero se dio cuentade que los libros eran muy escasos en Malacandra. Es mejor recordar las cosas  le dijeron a los sorns.Cuando Ransom les preguntó si en esa forma no podran perderse secretes valiosos, lecontestaron que Oyarsa siempre los recordaba y los hara volver a la luz si lo creaconveniente. Los jrossa antes tenan muchos libros de poemas  agregaron.Pero ahora notienen tantos.Dicen que al escribirla se destruye la poesa.El anfitrión que tenan en esas cavernas estaba ayudado por varios otros sorns queparecan, en cierta forma, sus subordinados; Ransom creyó al principió que eransirvientes, pero decidió ms tarde que eran alumnos o asistentes.La conversación que tuvo lugar esa noche no fue de inters para un lector terrestre,porque los sorns insistieron en que Ransom contestara preguntas en lugar de formularlas.Su interrogatorio era muy distinto a las desordenadas, imaginativas preguntas de losjrossa.Cubra, sistemticamente, desde la geologa de la Tierra hasta su geografa actual,y luego pasaba a la flora, la fauna, la historia de la humanidad, los idiomas, la poltica ylas artes.Cuando notaban que Ransom ya no saba qu agregar sobre algn tema, lo dejabande inmediato y saltaban a otro.A menudo extrajeron mucha ms informaciónindirectamente de l, que lo que concientemente posea, basndose en los ampliosconocimientos que, obviamente, tenan de ciencias en general [ Pobierz całość w formacie PDF ]

Archiwum